logo directorio
subdirectorioAlmela animacion

Aunque vivo y trabajo en Madrid, mi nacimiento y juventud en Valencia dejaron huella identificable en el color —que no es más que la luz de la infancia— de mi pintura.

En mis cuadros el fondo se convierte en figura, no solo físicamente —la preparación de la tela se deja en esta zona sin pintar—, sino visualmente. Los blancos son la figura del cuadro; en cambio, el fondo visual de mis cuadros es lo que está intervenido, lo que tiene materia física, pintura.

Mi pintura, tanto los paisajes como las naturalezas muertas, tiene dos elementos tan antagónicos como imprescindibles en toda pintura clásica: el color y la composición. El color puramente sensual, inconsciente, surrealista, caprichoso, obra del azar; la composición geométrica, fría, consciente y cerebral. Estos dos elementos preforman vacíos y llenos. Es una pintura figurativa, pero el vacío, paradójicamente, es lo que forma la figura. La figura es un fantasma, los llenos son la sombra de ese vacío.

Todo ello convive en mis cuadros en tensión, como la tripa de un tambor o como un arco a punto de ser disparado; como la vida misma.

firmaAlmela

Fundación Almela-Solsona ©

piePagina
index FundacionAlmelaSolsonaFacebookPrensaEnlaces personalSolsona fundacion personalAlmelaEnglish patronato contacto publicaciones galeria almelaFundacionMarchMuseoNacionalCArteReinaSofia biografiaAlmela almelaFundacion almelaOviedo almelaSevilla almelaIvam